El rosario del hombre de ceniza

Primero, que mi voz se acalle y en un suspiro
explote por dentro rompiendo mis desdichas.
Dejaré cerca los pedazos, suspendidos,
para suturarlos luego a mi piel en carne viva.

Ardo para derretir la cera de mi cuerpo
y permito que, llorando, me ponga de rodillas,
cuando nadie me vea y nadie oiga,
como hago a diario para no olvidar mis cuitas.

Entren después mis dedos en la tierra,
para que por mis venas el odio fluya y siga.
Liberándome así de culpa y carga,
que no he pedido y no la merecía.

Para terminar, sorbo mis lágrimas,
entono una canción que me reviva,
poco a poco me levanto de este suelo
y pego los pedazos sueltos con saliva.

Así emerge del polvo el hombre de ceniza:
ha ardido cortés una y mil veces,
pero se niega, terco, a abandonar la vida.

–Álex Padrón, El rosario del hombre de ceniza , Editorial Primigenos 2020

Si llegaste hasta aquí, pues dame un me gusta, ¡bien sabes que es verdad! O compártelo en tus redes sociales, para que tus amigos se enteren. O rebloguéalo.

Pero si realmente te gustan mis poemas, anímate a apoyarme en serio y compra mis cuadernos de poesía:

Los mapas del tiempo, Editorial Primigenos 2019

El rosario del hombre de ceniza , Editorial Primigenos 2020

Thanatos y Eros, Editorial Primigenos 2021

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s